¡Ofrezca Foie gras, la gente lo recordará!

degusterEl Foie Gras se consume preferentemente al inicio de la comidas, cuando las papilas están descansadas.

Pero hoy en día está muy de moda presentarlo como plato principal acompañado de algo caliente.

Las 5 reglas de oro de una buena degustación

Regla n°1: la temperatura

Para aspirar todos los sutiles aromas y los delicados sabores del Foie Gras, le recomendamos dejarlo a temperatura ambiente entre 40 y 60 minutos antes de degustarlo. Si se sirve demasiado frío, pierde gran parte de su base y sus aromas.

Regla n°2: el desmoldeado

Para facilitar el desmoldeado, sumerja brevemente el recipiente (tarro, tarrina) de Foie Gras en agua caliente.

Regla n°3: el corte

Para conservar toda la fineza de su textura, el Foie Gras se debe cortar delicadamente en el último instante con un cuchillo de hoja muy fina, sin dientes. Entre corte y corte, pase la hoja del cuchillo por agua caliente y séquela. Para lograr unas lonchas perfectas, puede utilizar un hilo para cortar mantequilla (lira).

Regla n°4: el emplatado

El Foie Gras debe presentarse sobre platos previamente refrigerados. En cuanto a la cantidad recomendada, se puede poner entre 50 y 70 g por persona para un primer plato, y entre 100 y 130 g para un segundo plato.

Regla n°5: la degustación

¡No sobrecargue sus papilas gustativas!  Evite las bebidas o alimentos de gusto excesivamente pronunciado, como las bebidas alcohólicas de alta graduación o los aperitivos salados.

Un manjar rico pero saludable

’Los habitantes del Gers, la Alta Garona y los departamentos limítrofes, grandes consumidores de  grasa de pato, Foie Gras y confit, disfrutan de una de las tasas de mortalidad coronaria (enfermedades cardiovasculares) más reducidas en Francia, así como de la mayor esperanza de vida’. (Renaud, de Lorgeril, 1994, En  «Le Régime santé » (El Régimen saludable) de Serge Renaud editado por Odile Jacob).

Es lo que los investigadores americanos y el  Dr Serge Renaud – especialista en la materia – han denominado ‘la  paradoja francesa’.

El Foie Gras es rico en ácidos grasos insaturados.

Su consumo está recomendado en nuestra alimentación porque tienen el efecto de disminuir la tasa del colesterol malo sanguíneo.

Una cualidad que podría explicar la longevidad excepcional de los habitantes del suroeste francés.